Archivos Mensuales: marzo 2014

Hombres de verdad (I)

Muy buenas queridos lectores, lamento el considerable retraso, cuestión de prioridades y reflexión.

De este mes y pico les vengo con una nueva sección, veremos como sienta la cosa. Cómo no, todo esto es producto de una cavilación pasada de rosca. Mi especialidad, pero también mi fantasma.

El caso es que todos manejamos la vida con gente molesta alrededor. Gente que no tragamos, que nos cae gorda. A esa que no le deseamos más mal que el que se merecen, lo que consideramos la consecuencia directa de sus actos. Con la que podemos compartir momentos, pero con reparadores descansos de copa, cigarro y Ave María.

Y no se ustedes, pero servidor lleva su existencia  bastante bien. De hecho, aunque la gente se extrañe, me llevo razonablemente bien con la mayoría de la gente que no soporto. Diplomacia, oportunismo, pacifismo, falsedad. Me la pela que te rilas.

Sin embargo, lo que me sienta como una patada en los huevos (de las fuertes, esas que te dejan en posición cómica) es que gente a la que aprecio, admiro, respeto, quiero (o todas juntas) procesen esos mismos sentimientos hacia alguno esos molestos seres. Y una de las razones por las que más se repite esta situación, reside en la impresionante habilidad de muchas de mis amigas (o conocidas) para juntarse con ilustres mentecatos.

Los proyectos de hombre, por lo general, somos unos auténticos gilipollas, con una habilidad para el cretinismo sin parangón y cuanto más nos prodigamos en lo nuestro, más necedad aduladora nos persigue (bien es cierto que esto último no es culpa nuestra). Y claro, nos lo creemos. Qué cojones. Molo más que un híbrido de Cobain y Morrison (Morrison molaba más, y era más gilipollas, así como apunte). El problema es que muchas mujeres no parecen pillarlo. Y aunque todos somos malos, los hay más tirando a proyecto, y los hay más cerquita de hombre. Y no, no me corresponde colocarme aquí.

Con esto les quiero contar que me jeringa sin igual la torpérrima habilidad de muchas mujeres para escoger hombres, o al menos algo que se les parezca. Las mujeres que tienen la afortunada desgracia de conocerme lo saben bien. Es uno de mis gritos habituales.

Pues bien. Me la envaino y me pongo constructivo. Para que no digan. Estreno sección de hombres de verdad (porque sí, los hay de mentira). Aquí les iré mostrando todo lo periódicamente que me permita la deficiencia mental crónica, ejemplos de hombre de verdad y cualidades que en ser tan singular los convierten. Y si quieren, tómenlo como guía, yo lo hago día a día. Podrán ser reales o ficticios, más feos o más guapos, pero siempre hombres. De verdad.

Y para estrenar sección escojo a uno de los grandes, que está pasando por un mal momento, pero tiene crédito, mucho crédito. Y no puede ser otro que Don Antonio Alcántara Barbadillo (Imanol Arias en Cuéntame como pasó).

1. Don Antonio los tiene bien puestos.

Y es así para cuando acierta y para cuando la lía. Y créanme que después de 16 temporadas y unos guionistas con tendencia endémica al dramatismo, la lía muy a menudo. Tiene claro su sistema de valores, lo que si y lo que no. No le ha tocado vivir un tiempo fácil. No es un hombre muy listo, muy culto o muy inteligente. Pero tiene huevos para ser congruente con lo que defiende y para darle la vuelta si así la realidad lo exige. Es un hombre de convicciones, no de certezas. Lo que viene siendo aprender de los errores.

Eso le convierte en un luchador, un soñador de acción. Un honorable hombre de éxito y un admirable fracasado. Pero lo intenta en base a lo que cree. Siempre.

 

antonio

Don Antonio

 2. La familia.

Muchos saben que no soy precisamente un amante del concepto más, digamos, siciliano de la familia. Considero que no la eliges y que no a todos nos toca algo defendible, a muchos ni siquiera algo susceptible de ser amado. Ahora bien, si te toca algo bueno, abrázalo y siéntete agradecido todos los días. Cuídalo.

En mi caso podría ponerme todo lo Corleone que hiciera falta con la mía, porque así lo merecen. De hecho me santiguo, qué coño.

Antonio ha conseguido mantener un núcleo familiar de amor (en el sentido menos moñas que pueda imaginar) apoyo y respeto. Joder con el respeto. Y ojo que no soy partidario de los métodos educativos franquistas, pero cuánto bien haría un “Te callas la boca, que es tu madre, y punto. Tontolaba.” de vez en cuando.

Esa sensación de que tienes a alguien ahí para lo que sea. Que te darán lo tuyo si así lo mereces, pero no te dejarán caer. Tortazo y beso.

 

3. Mercedes y Miguel

Mención aparte merecen Milano y De Gaulle.

Si quiere un hombre de verdad, busque uno que sepa escoger mujeres. Mercedes es lo mejor que tiene Antonio. Lo mejor que hay. Sin ella, igual no llegaría a estar en esta lista. Guapa, lista y los tiene tan bien puestos como Antonio. Elegante, educada y en absoluto conflictiva. Contundente, pero jamás una histérica (no saben lo que agradecemos los hombres esta singular cualidad). Liberada, pero sin cuentos matriarcales y aparatos para mear de pie. Su trabajo con la descendencia es portentoso. Una mujer de verdad, desde luego.

 

 

Creo que pocas cosas potencian más el progreso personal de un hombre que un tipo que piense completamente distinto a él, pero que no quede más remedio que amar. Miguel es el opuesto que le toca amar a Antonio. Comunista, gordo, internacionalista y liberal. Es una paradoja de vida. Una lección brutal. Y más cuando, como en este caso, es de tu sangre. Brothers in arms. Y, por supuesto, del Atleti.

 

 

PD: Si, la última cagada de Antonio está en mi conocimiento. Pero no vengo a hablar de su execrable traición, prefiero ser un profeta de su crédito.

 

1393526721640

 

Hasta aquí, vayan practicando y buscando.

JJG

Nota informativa: Hace poco unos duendes se conjuraron para crearme una cuenta en Instagram. Cuando me disponía a borrarla por no encontrarle uso, concluí que podría ser una herramienta útil para transmitir el estilo del blog, y el mío propio. Así que probaré a usar la capacidad gráfica de la aplicación para transmitir lo que me transmite, valga la redundancia. Estilo, actitud, clase, gloria, belleza. De eso va todo. O todo lo que me importa.

http://instagram.com/giogiojg

Etiquetado , , , , , , , ,