Archivo de la categoría: Nunca

Nunca, siempre, casi siempre (2) : Hay trapitos que no “son para el verano”

Y preferiblemente no deberías ponértelos nunca.

Muy buenas gente, aquí estoy de nuevo tras un tiempo dedicado a la mendicidad por un futuro financiero estable. Vamos, que he estado de exámenes, muy liadete y tal.

Como pueden comprobrar, retomo la sección inaugurada allá por el mes de marzo, cuando las olas de frío nos azotaban sin piedad ni mesura. Y aunque el verano se presenta más frío de lo habitual, según atestiguan ciertos gabachos, ahora toca pasar calor, y vestirse en consecuencia.

Dada la amplía variedad de prendas aceptadas (que no siempre aceptables), esta vez en lugar de centrarme en la elección y el uso de una pieza concreta, propondré y analizaré distintos looks habituales de nuestra tierra. Lo que si y lo que no. Al lío, trapitos de verano.

(PINCHEN SOBRE LAS IMÁGENES PARA VER MEJOR).

SIEMPRE

Esta parte es verdaderamente simple, aunque (como resulta evidente) cueste tanto asimilarla.

Parte de arriba:

Polo: Aquí tiramos de clásicos. Honestamente, me la pela si Lacoste, Fred Perry, Purificación García, o aquel heredado del primo. El polo liso clásico (de tu talla, las túnicas las dejamos para Kaka), es una apuesta segura y un fondo de armario fundamental. Además, existen una variedad infinita de colores y formas para que te quedes con lo que más rabia te de. Por ejemplo, los polos de Abercrombie dejan un corte muy chulo en los brazos.

Camisa: Aquí soy más flexible en cuanto a materiales y colores. Se aceptan vaqueras, de algodón, lino, lisas, a rayas, incluso acepto algunas de manga corta… Lo único prohibido aparte de la pana, son los estampados “radicales”. No me opongo al estampado per se, pero con moderación. Todo lo que se vaya pareciendo sospechosamente a una camisa hawaiana debería ser delito en 16 comunidades autónomas.

También aceptamos camisetas siempre y cuando cumplan algunas sencillas reglas:

-No escote de vértigo, caca.

-No merchandising gratuito.

-No las de la última gira de “Mamá Ladilla” o similares.

-Con mangas, por Dios.

Parte de abajo:

Pantalón largo: Ni chándal ni pana.

Pantalón corto: Pueden ser bermudas. Pueden ser vaqueros. Pero absténganse bañadores horteras y pantalones pirata.

Calzado: Los mocasines, a pesar de su terrible nombre, no muerden. En serio. También se acepta casi cualquier calzado deportivo que no incluya muelles, ni brille en la oscuridad.

S1

S2

CASI SIEMPRE

Un poco más arriesgado, es lo que llamo el look del yate. Bien llevado puede jugar mucho a tu favor. Pantalones ya sean cortos (bermudas) o largos, camisa y americana en tonos claros. Y mocasines náuticos.

Hay que llevarlo con ojo porque doy por supuesto que probablemente no tengas un yate. Y la zodiac hinchable que compraste en las últimas vacaciones en Salou no cuenta aunque la hayas bautizado y botado. Teniendo en cuenta esto, restringe su uso para ocasiones más privilegiadas. Por ejemplo algún tipo de cóctel, o si pretendes que esa cena tenga un final feliz. Causas nobles, vaya.

Y eso sí, salvo que efectivamente tengas yate y te plantes en alta mar, prepárate para pasar calor. A veces toca sufrir, alma de cántaro.

CS

CASI NUNCA

La apuesta por la comodidad es casi siempre una prioridad, y en época de calor pegajoso, mucho más. Pero ojo. Llevados por tan noble espíritu, podemos cometer verdaderas atrocidades. Y hablo, como no, del look compuesto por camiseta deportiva (sin mangas en muchos casos), pantalones tirando a pirata y chanclas de dedo. Muy del gusto del rapero blanco estándar, a veces el asunto se pone más turbio añadiéndole una gorra con intermitentes made in guetto de colegio privado. Puta mierda.

Y lo siempre. Vale si es para dar una vuelta al perro, para ir a la playa o a la piscina. Punto. La camiseta de Iniesta o de Lebron James, para tus pachanguitas.

Y dado lo habitual de este conjunto entre gimnasio-adictos, también cuela si tienes el brazo como mi muslo. No es que vayas bien, pero tampoco me atrevo a decírtelo. Para gustos los colores, colega.



CN

NUNCA

Irónicamente el estilo prohibido esta vez es sólo un look a medias. Y consiste precisamente en ir sin camiseta. Lo siento pero no. Y no es sólo porque no tenga six pack, que no lo tengo, vaya horterada. Es una cuestión de buen gusto y solidaridad con el prójimo. En el peor de los casos, no eres tan sexy como te dice tu abuela y rebozas tus chichas entre la multitud asustada. En la menos repugnante de las variantes, airearás tus sudores de igual forma, tus manchas de nacimiento, o la selva negra del pecho. Y si, Dios no lo quiera, eres perfecto, vas a dar puta envidia, así que no seas cerdo. En resumen, cero ombligos.

Cuela cuando te bañes, o tomes el sol. O si eres David Beckham, que así ahorra tiempo entre sesión y sesión de fotos.

N

Por último unos consejillos generales.

– Como bien apunta Don Jesús Terrés a menudo, si no eres un niño, no vistas como tal. Evidentemente, cero cangrejeras

– Mucho ojo con los pantalones cortos y los calcetines. No incluiré en la misma frase chanclas y calcetines, lo doy por asimilado.

– Cuidadillo con los catálogos de verano. Nada te va a quedar como al puto desgraciado de David Gandy. En serio, que no.

Hasta aquí.

JJG

Anuncios